Taxi en Madrid: los VTC se abren hueco

taxi madrid

El sector del taxi en Madrid, como en otras muchas ciudades, está en periodo de cambio. Al tradicional servicio público se suman ahora diferentes empresas que, como Taxileader, ofrecen un servicio de transfer desde o hacia el aeropuerto de Madrid, o bien cualquier otro trayecto por la ciudad. Así que en las próximas líneas te explico brevemente en qué consiste esta última opción: la de las famosas VTC.

El taxi privado, una opción cada vez más cómoda

El sistema VTC (Vehículo de Transporte con Conductor) ha saltado a los medios en los últimos tiempos por la competencia que está haciendo al taxi público. Pero en realidad es una solución ‘de toda la vida’. Lo único que ha ocurrido es que gracias a las nuevas tecnologías, el sistema de contratación se ha agilizado mucho, ofreciendo respuesta prácticamente en tiempo real: basta con rellenar el formulario online, cerrar los detalles de contratación (precio, lugar de recogida, etc.) y listo.

Eso es lo que ocurre precisamente con Taxileader, una compañía VTC que opera en otros muchos países y ciudades. Desde su formulario se debe seleccionar el punto de origen, el punto de llegada, la fecha, la hora y el número de pasajeros. Con esos datos, se muestra una oferta económica que, una vez aceptada, se puede pagar online. Tan sencillo como eso. Y 100% legal.

La principal diferencia con el taxi público es que los vehículos VTC no pueden recoger a pasajeros por la calle si previamente no han contratado el servicio. Y la otra es que los VTC no pueden hacer uso de las paradas reservadas para taxis públicos.

Os cuento esto porque está relacionado con el servicio de transfer desde el aeropuerto de Madrid: la recogida y la descarga de pasajeros debe realizarse en un punto de encuentro diferente, que normalmente coincide con el parking de vehículos de la terminal. Si utilizas Taxileader o cualquier otra opción VTC, te recomiendo entender bien este punto desde el principio.

Ventajas e inconvenientes de un trayecto con un VTC

Como todo en la vida, este servicio de taxi privado tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Entre las ventajas, están:

  • Los vehículos son de calidad y alta gama, normalmente Mercedes
  • El cliente no sufre demoras ni esperas a la llegada. Si bien en el aeropuerto de Madrid suele haber muchos taxis públicos, también hay muchos usuarios, lo que provoca que a veces haya colas para coger uno
  • El cliente no sufre demoras ni esperas en su transfer hacia el aeropuerto de Madrid, es decir, desde el centro hasta la terminal. Los clásicos servicios de ‘radiotaxi’ no pueden garantizar la disponibilidad de un vehículo con varios días vista. Y conseguir uno ‘a mano alzada’ puede ser complicado en determinadas zonas de la ciudad o a determinadas horas.
  • Conocer de antemano el precio permite organizar mejor la jornada, eliminando así el factor de incertidumbre de un taxi público, con el que no se puede saber el precio por adelantado (salvo en el trayecto del aeropuerto)
  • Precios muy competitivos, especialmente en trayectos normales por la ciudad

Y como inconveniente, se puede citar el ligero incremento en la tarifa aeroportuaria (de varios euros), que se explica probablemente por la imposibilidad de usar las paradas habilitadas para taxis públicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *