Alrededores del Museo del Prado: 5 motivos para conocer la zona

Hacer una visita turística a Madrid sin visitar el Museo del Prado es perderse probablemente su mayor joya artística. Pero también hay muchas razones para acudir a los alrededores y al lugar de ubicación de esta pinacoteca sin necesariamente entrar. Echando cuentas, a mí me salen cinco motivos.

  • Conocer una de las pocas construcciones góticas de Madrid: la iglesia de los Jerónimos. Se trata del mejor ejemplo de este estilo artístico, con permiso de las puertas de la fachada de la Casa de los Lujanes, de la que en otro artículo hablaremos, y de la Puerta del Hospital de la Latina que hoy se encuentra en la Escuela Superior de Arquitectura de Ciudad Universitaria. Y con permiso, claro, de los historiadores del arte, pues esta iglesia quedó muy deteriorada durante la invasión napoleónica a comienzos del s. XIX y tuvo que ser reconstruida en parte, como las torres de su lado este y su interior. En cualquier caso, nos sirve para apreciar cómo incluso este estilo, muy raro en la ciudad de Madrid, no renuncia a ciertas características de la arquitectura local, como el uso de materiales tan humildes como el ladrillo y la mampostería. Entre sus curiosidades está haber sido el lugar de casamiento de los príncipes de Asturias hasta la consagración de la catedral de la Almudena. El último en casarse allí fue Alfonso, a la postre Alfonso XIII, el 31 de mayo de 1906, día aciago por el terrible atentado en la calle Mayor durante el trayecto de la pareja hacia el Palacio Real.
  • Visitar el Jardín Botánico. Por 3 euros se puede descubrir uno de los lugares fundamentales del Salón del Prado, proyecto innovador e ilustrado que Carlos III promovió en esta zona de Madrid. Se puede descubrir libremente o a través de visitas guiadas, que te mostrarán lo mejor de este vergel, perfecto para adentrarse en el mundo de la Botánica.
  • De entre el resto de edificios de los alrededores del Museo del Prado, a mí personalmente me gusta mucho la sede de la Real Academia Española. No ya por su construcción de gusto neoclásico inaugurada en 1894, sino por lo que representa para todos aquellos que aman (amamos) la palabra y la lengua española. Escritores como Camilo José Cela, Antonio Buero Vallejo o Miguel Delibes dieron prestigio a sus sillones en el pasado, así como Mario Vargas-Llosa lo hace en la actualidad desde la L mayúscula. La única pega, en mi opinión, es la poca presencia de mujeres en esos sillones académicos.
  • Por supuesto, un buen motivo para terminar una ruta turística en el Museo del Prado de Madrid sin entrar en él es, precisamente, admirar su edificio, tanto el antiguo como el nuevo. El antiguo es una muestra de ese neoclásico de estilo madrileño que promovió Juan de Villanueva, uno de los arquitectos más importantes de la villa. No falta el juego rojo-gris del ladrillo y el granito, ni la elegancia de las galerías de columnas, en especial en la fachada de Velázquez, la principal y más original. Cabe destacar como curiosidad que el Prado no se construyó con la idea de ser una pinacoteca, sino un gabinete de Ciencias Naturales, en ese empeño de Carlos III por crear un gran complejo científico de investigación y divulgación, del que también formaba parte el Jardín Botánico o el Observatorio Astronómico, situado en una colina del Retiro muy próxima. Fue gracias a Fernando VII, o más bien al empeño de su segunda esposa, la reina María Isabel de Braganza, que este edificio se destinara a la exposición de la gran colección de pintura y escultura que atesoraba la Familia Real española. Su construcción se comenzó a gestar a finales del s. XVIII pero no se inauguró hasta 1819, pues el proyecto también se vio perjudicado por los inconvenientes que la invasión del ejército napoleónico trajo para toda esta zona de Madrid.
  • En cuanto al edificio nuevo, su diseño se lo debemos a Rafael Moneo, en líneas rectas y sencillas que recuerdan precisamente a la ampliación de la estación de Atocha, desarrollada por él no muy lejos de aquí. Se trata de un cubo muy marcado porque su misión es ‘abrazar’ al claustro renacentista de su interior, que en su momento formaba parte de la iglesia de los Jerónimos. Lo más llamativo, probablemente, el ‘Portón-Pasaje’ de Cristina Iglesias, unas monumentales puertas de bronce configuradas como un tapiz vegetal y que tiene un sistema hidráulico que mueve la posición de la estructura cada dos horas, mostrando un aspecto nuevo cada ocasión.

photo credit: washuugenius via photopin cc

_______________________

Ruta por la Sierra Norte de Madrid: Torrelaguna – Atalaya Arrebatacapas

Torrelaguna es un pueblo del noreste de Madrid con un gran atractivo cultural (fue declarado Monumento Histórico-Artístico y supone una de las visitas turísticas más recomendables en la Comunidad de Madrid) pero también paisajístico. Se puede decir que es justo la transición de la Sierra Norte con la vega del río Jarama.

Ofrece muchas rutas sencillas para principiantes y caminos perfectos para la marcha nórdica, una actividad que se está creciendo mucho en los últimos años gracias a empresas de multiaventura como Planetsport, que organizan salidas programadas y guiadas en grupo o en privado.

Una de sus imágenes más características son las Calerizas, ese monte-barrera jalonado por los sifones del Canal de Isabel II. En esta ruta de los alrededores de Madrid atravesaremos esta particular barrera, tras la cual se esconde un paisaje más serrano que campestre. El GR-10, una de las vías de senderismo más largas y bonitas de España, nos llevará hasta las inmediaciones de la Atalaya de Arrebatacapas.


FICHA TÉCNICA DE ESTA RUTA EN LA COMUNIDAD DE MADRID

Lugar de salida: Plaza Mayor de Torrelaguna.

Lugar de llegada: Atalaya de Arrebatacapas.

Longitud: 4 kilómetros.

Duración: Dos horas el recorrido completo, ida y vuelta.

Dificultad: Baja, sin grandes desniveles, salvo el primer tramo hasta alcanzar el Sifón de Matachivos

Comentarios: No hay grandes peligros. Eso sí, se ruega mucha precaución al cruzar la carretera M-131, pues justo pilla en una curva cerrada y a veces pasan los coches a gran velocidad.

Cómo llegar: Desde la A-1, el desvío de Torrelaguna es en la salida 50, ya se venga desde Madrid o desde Segovia. En ese momento se toma la N-320 y tras ocho kilómetros ya llega la indicación de Torrelaguna. Desde Guadalajara también se puede venir por la N-320, hasta la salida 332.

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA POR TORRELAGUNA

photo credit: M.Peinado via photopin cc

Esta ruta por la Sierra Norte de Madrid comienza en la Plaza Mayor de Torrelaguna. Para quienes sigan la ruta con el GPS de Wikiloc, verán que comienza en la calle Real de los Merinos, pero eso es solo porque es ahí donde dejé el coche para iniciarla yo mismo. En cualquier caso, hay que dirigirse a la calle San Sebastián y recorrerla hasta el final.
Al poco de terminar la calle San Sebastián sale un pequeño sendero que sube empinado a mano izquierda, abandonando el arroyo a la derecha. Este pequeño sendero nos lleva al sifón de Matachivos, que lo sobrepasamos por su lado izquierdo.

sifon-matachivos

Desde entonces, comienza nuestro camino, una pista de arena de la que nunca hay que salirse. Tras unos 15-20 minutos, se nos presenta una bifurcación de tres opciones. Yo me decidí a tomar la central, que se transforma en una pequeña vereda hasta la carretera. Las otras dos opciones, me imagino, también podrían conducir al entorno de la atalaya.

En este punto, mucho cuidado, porque se cruza la carretera M-131. Al otro lado de esta carretera, un pequeño sendero lleva directamente a la atalaya Arrebatacapas. Llama la atención que este lugar tan bonito y con tanta historia (una torre vigía construida por los árabes en el siglo IX en la llamada Marca Media) no esté acondicionada, ni siquiera para llegar a sus inmediaciones. De hecho, por lo que se ve, estaba vallada y los senderistas han tenido que abrir un acceso espontáneamente para llegar a ella.

vistas

Como se puede imaginar y como ocurre desde cualquier torre vigía, las vistas desde allí son espectaculares: la Sierra de la Cabrera, Redueña, Cotos de Monterrey, la vega del Jarama, las instalaciones del Canal de Isabel II…

La vuelta, al ser una ruta lineal, se realiza por el mismo lugar.

vistas-atalaya-1

vistas-atalaya-2

Ricardo Domínguez es periodista, guía turístico de Madrid y entusiasta de la naturaleza.

_______________________

Las dos fachadas de la Puerta de Alcalá. ¡Busca las 5 diferencias!

Si eres madrileño, habrás pasado mil veces por ella y ni te habrás dado cuenta. Si eres turista y te has hecho la foto de rigor, igual ni has reparado en ello. Pero si vas a hacer una visita turística a Madrid en breve, este artículo te interesará. ¿Sabías que las dos fachadas de la Puerta de Alcalá son diferentes? Es sin duda una buena excusa para jugar a las 5 diferencias, ya sea con niños pequeños o simplemente con curiosos ‘niños mayores’. Antes de meternos de lleno en ello, veamos por qué se da esta circunstancia.

La fachada sur de la Puerta de Alcalá, en Madrid
La fachada interior de la Puerta de Alcalá, Madrid. Photo credit: ctankcycles via photopin cc

Al parecer, resulta que Carlos III, promotor de este simbólico monumento, le pidió dos diseños a su arquitecto favorito, Francesco Sabatini, de modo que pudiera elegir cuál le gustaba más. Sabatini accedió a ello, pero los dos diseños le gustaron tanto al monarca Borbón que éste no fue capaz de decantarse por ninguno, así que ordenó que se construyera la Puerta de Alcalá con un diseño en cada fachada.

La fachada exterior de la Puerta de Alcalá, Madrid. Photo credit: fore via  photopin cc

Y estas son las principales diferencias, no tardarás en descubrirlas.

1. Columnas Vs pilastras

Es probablemente la diferencia más visible. En la fachada de la Puerta de Alcalá que mira en dirección a las afueras de la ciudad (de ahora en adelante, fachada exterior) se sitúan 10 columnas, pareadas en el vano central. En la fachada que mira hacia el centro de la ciudad (a partir de ahora, fachada interior), la mayor parte de ellas se sustituyen por pilastras, salvo dos en el vano central. El motivo de este cambio es probablemente decorativo, aunque está relacionado con la siguiente diferencia.

2. Niños Vs ‘soldados’

En la fachada exterior observamos niños, que a menudo se confunden con ángeles aunque pueden recordarnos a ellos. Son en realidad las cuatro virtudes cardinales, que normalmente se representaban en forma de mujeres adultas. Son: la Fortaleza (con armas y escudo), la Justicia (con una balanza desaparecida y un fascio), la Templanza (con un estribo) y la Prudencia (con un espejo, como en el cuadro ‘Le Virtù Cardinali’ de Rafael, inspirador del conjunto). Simbolizarían las virtudes de Carlos III, según algunos autores.

En la fachada interior de la Puerta de Alcalá hay, en cambio, lo que normalmente se cree que son soldados. En realidad son armaduras vacías, como en modo de descanso. Simbolizarían la paz reinante en la ciudad. Como se ve, las virtudes están en la fachada de las columnas, pues hacen un conjunto más elegante y amable. Las armaduras encajan mejor con las pilastras, de estilo más recio.

3. Diferentes frontones

La parte de los frontones también es diferente. El exterior, semicircular y quebrado como es habitual en el Barroco que daba sus últimos coletazos, está en sintonía con las virtudes y las columnas. En él aparece la Fama (le falta su brazo derecho, que sostenía una trompeta) y el Genio, sujetando el escudo de la España borbónica. La fachada interior, por su parte, es más austera y mantiene las armaduras vacías sobre un frontón triangular vacío.

4. Leones Vs sátiros

Otra diferencia en las fachadas de la Puerta de Alcalá está en los mascarones, que son las caras de piedra que se sitúan sobre los arcos. En el exterior, encontramos sátiros, que vendrían a simbolizar la fertilidad, probablemente de los campos a las afueras de la ciudad o incluso del propio rey. En el interior, leones que seguramente indiquen vigilancia y seguridad.

5. Cornucopias Vs elementos florales

Las fachadas de la Puerta de Alcalá también difieren con respecto a los tarjetones, que son los espacios con relieves sobre los arcos adintelados de los extremos. En la exterior, se ven elementos florales y vegetales, conectando con la idea de fertilidad de los sátiros. En la interior, unas cornucopias (cuernos rebosantes de frutas y otros bienes), símbolo de la abundancia y que dan a entender que en la ciudad de Madrid no había escasez.

¿Qué te parecen estas 5 diferencias en las fachadas de la Puerta de Alcalá? ¿Habías descubierto alguna ya?

_______________________

Integremos el yacimiento de Alcalá la Vieja en el circuito de rutas de la zona

yacimiento alcala la vieja
Torre principal del yacimiento de Alcalá la Vieja

Aunque en este blog alerto de lo que creo que son atropellos para el patrimonio madrileño, también hay espacio para resaltar las cosas que se están haciendo bien. Y una de ellas es la apertura al público del yacimiento de Alcalá la Vieja, en Alcalá de Henares, una fortaleza musulmana de gran valor histórico y cultural. Aunque, dicho sea de paso, también se podría haber hecho antes.

Y es que este yacimiento de Alcalá la Vieja es considerado por la Comunidad de Madrid “el enclave islámico más importante que se conserva en la región”. Dada su importancia, ¿por qué se ha esperado a 2014 para acometer estos trabajos? Aunque más vale tarde…

Lo cierto es que se acondicionará el lugar con técnicas museísticas para que los visitantes conozcan mejor en qué consistió esta fortaleza. Además, se restaurarán los elementos existentes, que son principalmente dos torres, lienzos de muralla y un ara romana (monumento funerario) de 1,7 metros de altura. Hasta ahora, las labores realizadas en el lugar desde 2008 han sido de conservación y estudio, tales como prospecciones, levantamiento topográfico y excavaciones arqueológicas.

¿Cómo será el yacimiento de Alcalá la Vieja?

Aún es pronto para saber cómo será el yacimiento de Alcalá la Vieja. Pero dado que se encuentra en un lugar retirado y especial, a 630 metros de altitud sobre el río Henares y entre los cerros del Ecce Homo y Malvecino, habrá que prestar especial atención al acceso. Desde luego, la forma más lógica será la de carretera hasta un parking y los últimos cientos de metros a pie, pues se encuentra en una zona de gran desnivel.

Sin embargo, en mi opinión es una buena opción para integrar esta zona en la red de caminos de ambos cerros, lugar propicio para el senderismo y la mountain bike. Una buena señalización y paneles explicativos pueden ayudar a dar a conocer mejor este yacimiento arqueológico de Alcalá la Vieja. Estaremos atentos los próximos meses, pues no hay fecha para esta apertura. La Comunidad solo ha asegurado que será “en breve”.

Y tú, ¿qué harías para mejorar el entorno del yacimiento de Alcalá la Vieja?

Ricardo Domínguez es periodista y guía turístico de Madrid.

Imagen: Xerq

_______________________

Street Art en Madrid. Ideas que surgen del Proyecto Tetuán

Los motivos para visitar una ciudad como Madrid son muchos y no solo se han de ceñir al centro histórico. Hay muchas maneras de hacer más atractivos barrios que no tienen el imán cultural del casco antiguo. Por eso me parecen tan acertados los safaris urbanos en general, y el proyecto de Street Art en Madrid en particular, llamado precisamente Madrid Street Art Project.

Tuve la oportunidad hace poco de visitar concretamente el proyecto Paisaje Tetúan, pieza muy interesante del Street Art en Madrid. Tetuán, un humilde barrio del norte de la ciudad, tiene una curiosa particularidad: no todos los solares están edificados, por lo que hay numerosas paredes de bloques, desnudas y enormes, que representan el lienzo ideal para la creatividad de artistas urbanos.

Suso33, Borondo, SPY, San… Son algunos nombres que destacan en este barrio, pero desperdigados por la ciudad hay otros muchos artistas urbanos que merecen que nos detengamos ante sus obras, como por ejemplo el italiano y muy internacional Blu a los pies de Madrid Río, en Antonio López, con una gran composición que ironiza sobre la corrupción.

Iniciativas pararelas al Street Art en Madrid 

Para la dinamización de estos barrios, las grandes obras de Street Art en Madrid deberían ir acompañadas de otras iniciativas. Por ejemplo, la apertura de locales originales que sirvieran también de polo de atracción para personas con sensibilidad hacia el arte urbano. Librerías-café, galerías de arte contemporáneo o salas de microteatro son algunas de las opciones que se me ocurren.

Aunque parezcan castillos de aire, existen ya ejemplos de cómo el arte urbano Castrogonzalo, un pequeño pueblo de Zamora, ha experimentado un creativo cambio de imagen de la mano del graffitero Parsec!. O Genalguacil, un pueblo de Málaga, se ha convertido en todo un museo de arte contemporáneo al aire libre. Uno u otro, a su nivel, ya tienen nuevos motivos para recibir visitas. Y las visitas siempre generan movimiento: comidas, hospedajes… ¿Por qué no darle más movimiento cultural a barrios como Tetuán con Street Art en Madrid?
ha servido para dinamizar un lugar.

_______________________

Una nueva imagen para el turismo en Madrid

La crisis del turismo en Madrid, que parece que poco a poco va reflotando tras el horrible año 2013, ha dejado una reflexión compartida por muchos expertos en el sector: es necesario crear una imagen clara de la ciudad.

Y es que Madrid se debate a menudo entre abrazar el tópico de sol y paella para atraer a guiris (pese a que nuestro clima es muy diferente al del litoral y a que ese rico plato de arroz no es propio de la cocina local) o potenciar otros aspectos que sí son característicos de aquí.

Qué debe caracterizar al turismo de Madrid

 
Algunas de las características de la ciudad, citadas por muchos expertos involucrados en el turismo de Madrid, y que yo comparto, son:

– Madrid como ciudad abierta. En pocas metrópolis se pueden celebrar con tanto éxito de seguimiento eventos tan antagónicos como el Desfile del Orgullo Gay y las Jornadas Mundiales de la Juventud.

– Madrid como centro de ocio nocturno. Y mejor referirse a él con este eufemismo, porque aunque muchos vienen a la ciudad a sacar los pies del tiesto en la fiesta nocturna madrileña, otros lo pueden hacer de manera más calmada en cualquier propuesta de la amplia oferta madrileña: conciertos, las Noches en Blanco, de los Museos, de los Teatros o de los Libros, verbenas de barrio… Sí es verdad que el Ayuntamiento se está plegando cada vez más a las quejas vecinales sobre ruidos, incluso en plenas fechas festivas (véase la absurda medida de presenciar un concierto con auriculares en Chueca durante las Fiestas del Orgullo).

– Madrid como capital artística de referencia: el patrimonio artístico, en especial el pictórico, no tiene nada, repito, nada que envidiar al de las mejores ciudades del mundo. Los museos del Triángulo del Arte albergan obras cumbre, y a muy poca distancia unos de otros. ¿Cómo pude ser que este entorno urbano no solo no esté puesto en valor sino que además sea una arteria principal para el tráfico de la ciudad, con el grave perjuicio de polución y de ruido que ello conlleva para para el turismo de Madrid en esta zona? Dejando de lado las diferencias ideológicas con su impulsor y su detractora, el proyecto del Eje Prado-Recoletos que tumbó Esperanza Aguirre por sus diferencias con Gallardón me parece correcto y necesario.

– Madrid como capital mundial del fútbol. Pocas cosas hay más globales que el fútbol, y en Madrid hay mucho que ver, sobre todo si el Atlético se suma a la élite europea de la mano del Cholo Simeone. Estos son solo algunos datos que le encantaría conocer a un futbolero de cualquier país y que solo se encuentran en ciudades como Madrid: aquí duermen 9 Copas de Europa y cuatro Intercontinentales, con un gran museo futbolstico en el Bernabéu (lo que hay en el Calderón lo dejaré en Sala de Trofeos y Recuerdos, aunque de cierto interés), dos grandes estadios que pronto serán de absoluta vanguardia, la sede de una final de la Copa del Mundo, lugares emblemáticos para una Selección campeona de mundo y tricampeona de Europa… Y no me quiero olvidar de lo que tiene que ver con el Rayo Vallecano, que a menudo (como ahora) milita en la Primera División y en cuyo estadio se pueden ver partidos de una de las mejores ligas del mundo, a precios económicos y yendo en Metro.
 

Proyectos que afectarán a la imagen del turismo en Madrid

 
Es cierto que se están abordando nuevos proyectos arquitectónicos y urbanos, como el nuevo Bernabéu o el museo Ambasz, pero más parece la suma de pinceladas aisladas que fruto de una idea de ciudad que, desde luego, la alcaldesa Ana Botella no tiene. Unas pinceladas que, por cierto, se suelen ver con buenos ojos porque al Consistorio le sale barato o gratis, pues la inversión suele venir de manos privadas.

Lo ideal sería que esa idea de ciudad se consensuara de alguna manera con la ciudadanía. El decano del Colegio de Arquitectos así lo pedía tras el anuncio del Nuevo Bernabéu, reclamando que se consulte la opinión de los madrileños en estos asuntos. Pero claro, eso es mucho pedir, pues aquí la consulta ciudadana es siempre mínima, pese a que existan algunos interesantes pero aislados ejemplos, como la encuesta online sobre si se debería sustituir la estatua de Álvaro de Bazán enla Plaza de la Villa por una de Felipe II.

Mientras tanto, miles de turistas se siguen llevando de souvenir las típicas bailaoras flamencas y los siempre recurrentes imanes de paella para la nevera. Y creo que es necesario ir forjando una imagen de mayor calidad sobre el turismo en Madrid.

Imagen: marcp_dmoz via photopin cc

_______________________

El decepcionante mapa de estaciones BiciMad

mapa estaciones bicimad
Así se repartirán las estaciones de bicicletas de BiciMad

Era un proyecto ilusionante, y lo sigue siendo. Pero después de conocer hace unas semanas el mapa de estaciones BiciMad, el servicio público de bicicletas del Ayunamiento de Madrid y que debería entrar en vigor esta primavera, me he llevado un pequeño chasco. Tanto a nivel personal como general.

El motivo: no me va a solucionar en prácticamente nada mis necesidades de movilidad. Y creo que, al igual que a mí, tampoco se lo hará a otras muchas personas. Y es que todas las estaciones de bicis no solo estarán dentro del radio de la M-30, sino que se ubicarán en un área de tamaño bastante reducido. De esta forma, solo se da servicio a los madrileños que viven en el propio centro, que no son muchos pues muchos edificios de esa zona están destinados a hoteles u oficinas.

En mi caso, un madrileño que vive fuera de Madrid y que viene al centro de vez en cuando (como le pasa a muchísimas personas que se mueven por la ciudad a diario), no veo cómo utilizar este servicio tan necesario. Hasta ahora, vengo en coche, lo dejo en las afueras, donde no hay que pagar parquímetro (normalmente en la Elipa) y luego cojo el Metro para ir al centro.

Con este nuevo sistema, poco cambiará: ¿Aparcar fuera y coger el Metro hasta una estación de BiciMad para hacer un nuevo cambio de transporte hasta el centro? No le veo mucho sentido.

A lo que me refiero es que si se pusieran estaciones en las afueras, más allá de la M-30, el servicio sería mucho más atractivo para la mayoría de las personas. Para unas, porque irían prácticamente desde casa en bici. Y para otras, porque sería una forma de persuadirles para que dejen el coche lejos de la Zona de Bajas Emisiones y lleguen a la almendra central de una forma menos contaminante.

Y de paso, se fomentaría el uso de la bici para desplazamientos que no sean periferia-centro sino periferia-periferia, que también son muchos. ¿Cómo es posible que no haya una sola estación en el flamante Anillo Verde Ciclista, lanzado por el anterior alcalde Alberto Ruiz-Gallardón? O el gobierno municipal no le da demasiada importancia a tal proyecto o las estaciones se han puesto un poco al tuntún.

Fuente de la imagen: Google

5 razones para visitar Alcalá de Henares (I)

No solo yo: cualquier guía turístico en Alcalá de Henares lo pasaría mal al dar sólo 5 razones para visitar la ciudad complutense… ¡Hay tanto que ver! Así que vaya por delante que aquí doy solo estas, pero hay muchas más. Y de hecho las daré en otros posts más adelante.

  • Conocer Alcalá de Henares es en realidad acercarse a la Historia de España. Es una manera práctica de ampliar tu culturilla general o de enseñarle a tus hijos cuáles han sido las principales civilizaciones que han poblado la Península Ibérica. Para ello, te recomiendo que acudas al Centro de Interpretación del Burgo de Santiuste (que así es como se llamó un tiempo Alcalá de Henares), donde hay material gráfico interesante para descubrir dónde se asentaron los primeros celtíberos, dónde los romanos de Complutum, dónde estuvieron los musulmanes de al-Qal’at abd al-Salam y cómo creció la población mozárabe cristiana  tras la Reconquista.
  • La Manzana Universitaria: a mí y a otros guías turísticos de Alcalá de Henares nos gusta llamarla así, pues lo interesante no solo es su Universidad cisneriana, sino también otros edificios académicos del entorno, como la Antigua Hospedería de Estudiantes o el Antiguo Monasterio de San Diego, actualmente en rehabilitación para acoger nuevos usos universitarios.
  • La Catedral Magistral: sin ser una de las más pomposas de España, sí es una de las más interesantes por conservar en su cripta restos del martirio de los Santos Niños Justo y Pastor, habitantes de estas tierras en época de Diocleciano (s. IV d.C.), y por la importancia que siempre le ha atribuido al templo el Arzobispado de Toledo. Además, es la única del mundo junto a la belga de Lovaina que ostenta el título de Magistral.
  • La Calle Mayor: presume con orgullo de ser la ‘calle mayor’ porticada más larga de España. Pasear por ella y tomarse una caña en sus terrazas es una buena forma de admirar esta vía, testimonio del floreciente comercio que hubo en Alcalá de Henares en la época en la que convivieron las tres culturas: cristiana, musulmana y judía.
  • Fin del Camino de la Lengua Castellana: buena meta para esta ruta que empieza en San Millán de la Cogolla y pasa por Santo Domingo de Silos, Valladolid, Salamanca y Ávila. Su escritor más universal es Miguel de Cervantes, claro, pero también nacieron aquí otros importantes personajes relacionados con la literatura como el Arcipreste de Hita o Manuel Azaña.

Por todo esto y por todo lo que me dejo en el tintero, creo que un guía turístico de Alcalá de Henares ha de saber transmitir la importancia histórica de la ciudad complutense. Y eso es lo que trato de hacer en cada ruta. Lo dicho: quedan todavía muchas razones por incluir, lo haré. Pero, ¿cuáles son los motivos que tú darías para visitar Alcalá?

photo credit: Nuria M. Alonso via photopin cc

_______________________

La bici pública de Madrid será eléctrica. ¿Qué te parece?

rueda bici publica madrid

Por fin, la cuenta atrás para que la bici pública de Madrid sea una realidad tiene una fecha (esperemos) firme: mayo de 2014. El proyecto, postergado una y otra vez por el ex alcalde Alberto Ruiz-Gallardón y por los primeros años de la actual alcaldesa Ana Botella, ha pasado ya todos los trámites del concurso público y cuenta con la financiación para salir adelante, procedente de las últimas subidas del SER.

Y ese concurso lo ha ganado Bonopark, una empresa navarra que presentó su proyecto con una gran particularidad: las bicicletas del servicio de bici pública de Madrid serán eléctricas. Estas son las de su catálogo. ¿Las habéis probado alguna vez? ¿Qué os parecen? Yo, personalmente, prefiero las de montaña o las de toda la vida, porque para mí ir en bicicleta es fundamentalmente una manera de hacer deporte. Eso sí, no soy tan acérrimo como para negar esta otra posibilidad. En anteriores artículos mencionaba los mitos que se alegan para no utilizar la bici en Madrid y los trataba de desmontar (I y II), pero también reconozco que para muchas personas es muy atractivo que estos vehículos sean eléctricos.

¿Sabremos conservar la bici pública de Madrid?

Ahora bien, como ciudadano de a pie, que ve cómo el sentido cívico de la gente brilla por su ausencia, es lógico hacerse estas preguntas: ¿Seremos capaces de respetar las bicis sin romperlas? ¿Aguantarán los anclajes los intentos (que seguro los habrá) de robo de este ‘goloso’ medio de transporte?

El precio de la bici pública en Madrid será de 1,1 euros/hora para los abonados (0,50 euros los primeros 30 minutos) y de 2 euros/hora para los no abonados. No me parece demasiado económico, pero si las bicis son eléctricas, sí creo que está justificado. Desde luego, intentaré arreglármelas para usar el servicio cuando pueda, pues supone un ahorro respecto al billete de Metro. Ah! Y como puedes elegir el nivel de asistencia del motor eléctrico, también se pueden usar como una bicicleta clásica.

Ricardo Domínguez es periodista, fotógrafo y guía turístico de Madrid

photo credit: Nunurix via photopin cc

_______________________

De molino a molino, en La Hiruela

La Hiruela es uno de los secretos desconocidos de la Comunidad de Madrid. Su pequeño caserío guarda mucho encanto, pero su gran atractivo es su medio ambiente: este pueblo es uno de los cinco que conforman la Reserva de la Biosfera Sierra del Rincón y eso es una garantía de respeto por los recursos naturales, por la tradición y por el desarrollo sostenible.

En La Hiruela hay cuatro o cinco rutas de senderismo por Madrid muy recomendables para todos los públicos: sencillas, tranquilas y bonitas. Una de ellas es esta, De molino a molino, en la que se visitan las ruinas de uno y el nuevo uso recreativo de otro, junto a otros lugares de mucho interés, como un robledal o el río Jarama en su primer tramo.

El momento ideal para hacer esta ruta es otoño, y más concretamente a mediados de octubre. Y el que quiera paz absoluta, cualquier rato entresemana es perfecto. Los fines de semana hay más trasiego, pero a mí tampoco me molesta: ¡Un lugar tan bonito se debe conocer y compartir! Yo hice esta ruta a mediados de noviembre y muchas de las hojas que semanas antes coloreaban el panorama alfombraban ya el suelo de la senda. ¡Pero caminar sobre ellas también es una gozada!

Aquí van los detalles de una de las rutas de senderismo por Madrid que más te sorprenderá:

FICHA TÉCNICA

Mapa proporcionado por el Centro de Recursos de la Reserva de la Biosfera Sierra del Rincón



Lugar de salida y llegada: Plaza de San Miguel, La Hiruela. La ruta es circular. La senda comienza en la calle que sale a mano izquierda, si miramos a la fachada de la iglesia.
Longitud: 4,5 kilómetros.
Duración: 2 horas.
Dificultad: baja. Únicamente pueden aparecer algunos tramos menos sencillos al pie del Jarama.
Comentarios: está muy bien señalizada. Sigue los hitos con la inscripción “De molino a Molino” o bien las marcas blancas y amarillas de Sendero de Pequeño Recorrido. El folleto explicativo se puede conseguir en el Centro de Recursos e Información de la Reserva de la Biosfera Sierra del Rincón (Calle Real 64, Montejo de la Sierra). El final, hecho a la inversa, puede ser una buena ruta para niños muy pequeños (desde el pueblo hasta la zona recreativa del molino).

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA


La ruta se inicia por un agradable camino que desciende entre árboles frutales, como perales, manzanos o cerezos. Cuando se abre algún claro, se divisa uno de los atractivos de la ruta al otro lado del Arroyo de la Umbría: el robledal.

Robledal en la senda (click para ampliar)

El mencionado robledal lo componen jóvenes rebollos y se asienta sobre una pequeña ladera que desciende hacia el Jarama. Este río, que nace en el Pico Tres Provincias, salva aquí sus primeros kilómetros y se muestra tranquilo, limpio y agradable.

El Jarama (click para ampliar)

Al poco tiempo de caminar junto al Jarama, encontramos uno de los dos molinos de la ruta: el de Juan Bravo. En realidad son unas ruinas muy deterioradas que apenas sirven para imaginarnos cómo era esta infraestructura tradicional. Un cartel explicativo nos cuenta que era de uso privado pero solo se molían cereales y bellotas “en basto” para la alimentación del ganado. Dejó de funcionar en 1860 y daba servicio a muchas localidades de la zona.

Ruinas de molino (click para ampliar)

En su entorno se abren bonitos claros en forma de pradera. El camino también se vuelve algo más difícil en algunos tramos, pues se ve empujado a pasar por una ladera pedregosa. Cuando el cauce es especialmente alto, a veces se pierde la senda. Por tanto, conviene ser más cautos aquí, sobre todo con niños.

Pradera y vegetación de ribera (click para ampliar)

El segundo molino de la ruta es el de La Hiruela, que fue restaurado en el año 2000 para hacerlo visitable. En su exterior hay una agradable zona de recreo, ideal para tomarse el bocata o para dejar que los niños tengan cierto esparcimiento.

Zona recreativa (click para ampliar)

Desde aquí, el final de la ruta es sencillo: se asciende por una vereda a la sombra de más árboles frutales, demostrando por qué La Hiruela tiene cierta fama en el cultivo de este tipo de árboles. De hecho, este tramo podría ser en sí mismo una de las rutas de senderismo por Madrid para familias con niños muy pequeños: del pueblo hasta aquí, ida y vuelta, son apenas 30-40 minutos. Los tramos más complicados cuentan con pasarelas de madera, que hacen el camino mucho más fácil.

¿Qué te parece la ruta? ¿La has hecho ya? ¡Deja tu comentario y comparte tu opinión o tu experiencia con los demás!

Ricardo Domínguez es periodista, guía turístico de Madrid y entusiasta de la naturaleza.

_______________________